Parque Industrial, gente naciéndose desde la misma tierra

En“Parque Industrial”, la poesía busca abrirse camino en un territorio inhóspito y árido, entre el desconsuelo, la arena, ciertas miserias. Allí, los versos aluden a los invisibles, «gente naciéndose desde la misma tierra», en palabras del autor.

EL MISTERIO DE ESTE MUNDO

El zorzal diseña la mañana,

rota la pluma del amanecer

el vuelo descansará

hasta el tibio mediodía.

La calandria inquieta

quiebra el instante

rehace cantos

simplifica

la fugacidad

de un porvenir lejano.

Los horneros construyen

no les importa nada

su felicidad

se encuentra

en un pequeño pastito

y un poquito de agua,

laboriosos han resuelto

el misterio de este mundo.

Debajo de ellos

hombres y camionetas marchan veloces

lejos los espera el petróleo

pero no la felicidad.

En Parque Industrial, Federico Espinosa acerca la dureza del frío y el viento patagónico. La mirada de quienes esperan un ómnibus luego de infinitas y (mal pagas)horas de trabajo, para buscar refugio en la familia, «ese pequeño nido mal armado/donde todavía sueñan/mejores cosas/los hombres».

PARQUE INDUSTRIAL

Parque Industrial,

viento, un viento

infinita tierra

el caos

un remolino de arena

arriba muy arriba

bolsitas girando

son las almitas

de los perros

que yacen

tirados al costado

de la ruta

ahí nada descansa

en paz,

ahí se escupe la vida

En Parque Industrial el frío en la meseta es un puñal de acero «tan sombra de la muerte» y el viento arrincona la vida. Pero, por fortuna,hay espacio para escuchar el silencio o el amor, donde «las horas son migas de pan para el hambre de tu cuerpo».

 

PEQUEÑO PARAÍSO

Esperan el colectivo

una carrera alocada

hacia el hogar,

esquirlas del trabajo pegadas en el alma

y cicatrizadas

en esa mirada triste

que el viento envuelve

sobre el costado de la ruta,

algo queda aún

es la memoria de la familia

pequeño nido mal armado

donde todavía sueñan

mejores cosas los hombres.

Esperan arriados por la arena

pero nada importa

han hecho del viento arenoso

su pequeño paraíso,

su ruin esperanza

de volar por encima

de cualquier dolor.

La ruta vacía el alma vacía

el tierral pasa sobre el cadáver

de un perro que solo es recuerdo

una casa abandonada

donde duerme la muerte.

También «el alma del poeta/es un pozo triste/cobijando soledad»y la vida es «saltar de un pétalo a otro», a pesar del vacío, porque «una rosa sin pétalos/es la profecía de mi muerte», pero por sobre todo es la obstinación de crear versos. Una y otra vez. Y se agradece.

MUNDO TRISTE

Alejado de la escritura poética.

Alejado de la lectura de poesía.

Ahora arde más el viento.

Ahora expulsado del paraíso

nada apaga la sed.

Debo aprender a arar

a buscar la nueva luz.

No más dios desperdigando milagros.

Hasta que sangren las manos,

hasta quemar mis ojos

y esparcir la ceguera,

hasta levantar los huesos

y volverlos a la vida

hasta ese día

estaré expulsado

del paraíso poesía.

EL DESTINO DESTINA

Mori de palabras

haciéndome silencio

Me enterraron

sin letras en la lengua.

Hice poesía

para ser un hombre invisible.

Tengo una cruz sin epitafios

en mi tumba las flores se mueren de soledad.

 

Acerca de “Parque Industrial”

El libro fue publicado por Yzur Editorial y editado por José HumbertoÁlvarez. 

Quienes estén interesados en adquirir un ejemplar, pueden visitar https://www.yzurlibros.com/

Para contactarse con el autor, les dejo su perfil de Facebook

Un comentario en “Parque Industrial, gente naciéndose desde la misma tierra”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.