Plegarias

Y este blog sigue, entre tropiezos, pausas y versos, buscando la magia que sirva de pretexto para evitar una clausura definitiva. En el intermedio, lecturas y más lecturas. El azar de compartir en una red social versos de Jorge, el ganarme de mano en un primer contacto, sus libros, el intercambio sobre los blogs y su (in)utilidad.

Relación personal

Las palabras que nunca dije

resisten

las otras

son huérfanas

(Jorge Curinao Relación Personal, en «Cactus»)

Quizás uno escribe para engañar la orfandad, la palabra, la que se arrima junto al sol de una primavera, consciente de su fracaso, de la imposibilidad de nombrar algo que alivie el deseo y la falta de la escritura.

Tiempo

Hablo del fracaso

del poema

de la resurrección de las palabras.

Hablo del silencio

de las cosas que no existen

de un corazón enjaulado en un jardín.

Hablo de la música

espacio privilegiado del ausente

Hablo de mí.

(Jorge Curinao, Tiempo, en «Plegarias del mundo»)

Y entre acto y acto, lecturas. silencios, rodeos para narrar, plegarias. O simplemente anotar, a mano para desherrumbrar la muñeca y sopesar las palabras. Y otra vez acá.

5 opiniones en “Plegarias”

  1. Me había asustado, Horacio, porque abrí tu blog y no había nada. Así que esta entrada es varias alegrías en una: saberte aquí, saberte con ganas de seguir escribiendo, con ganas de seguir en el blog y, como siempre, con un gusto exquisito para presentarnos a otros autores. Los poemas de Jorge Curinao que nos muestras me han cautivado. Lo leeré, seguro.

    Ando callada, leyendo cuando puedo. Pero no podía pasar por aquí en silencio.

    Un beso grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.