Ofensiva

Diciembre, sus saldos hacia la nada. Un almanaque atorado en el cuerpo, la desconfianza absoluta en el clima festivo.
En el país de la ferocidad propone la licencia para matar y siguen los femicidios.
Un pibe se suicida, deja una mochila repleta de currículums. Defina desesperación. 
Ayer, nos tocó ir a ver al chico que se suicidó en la línea E. Ya llevo bastantes pero este era distinto, dejo la mochila en un costado y el documento arriba (para que se lo identifique), y esperó hasta que pase el Subte. Tenía 21 años y varias fotocopias de su CV en la mochila.

— Nicolas Vidal (@NicVidaal) 30 de noviembre de 2018

La noticia me acompaña desde hace días y deja la pena, que amenaza quedarse más de la cuenta. Inmoviliza. Quizás es lo que se busca. La ofensiva del desánimo.
Salir de ahí. O intentarlo. Dejar en repeat “Amor” de los Decadentes de acá a fin de año y acallar el insufrible jo jo jo.

Mientras tanto, reviso viejos textos. O intento, en esto de porfiar en la escritura, aunque coincida con Bolaño que está entre las lecturas pendientes.
“Escribir no es normal. Lo normal es leer y lo placentero es leer; incluso lo elegante es leer. Escribir es un ejercicio de masoquismo; leer a veces puede ser un ejercicio de sadismo, pero generalmente es una ocupación interesantísima.”#RobertoBolaño

— Eva Reed (@lecturaerotica) 16 de mayo de 2018

3 opiniones en “Ofensiva”

  1. "Un pibe se suicida, deja una mochila repleta de currículums…" Metáfora de la desesperación.

    La ofensiva siempre se permite tras alguna oportunidad perdida. Reflexiono sobre eso para que no me vuelva a pasar.

    Abrazos.

  2. No es descabellado. Un pueblo desanimado es menos peligroso que un pueblo enojado.
    Y la época que trae por decreto los buenos sentimientos y la felicidad precaria es propicia para que germine el desaliento.

    Bello (como siempre) a la vez que doloroso texto, Horacio

    Un beso grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.