Tijeras y pespuntes

Sábado de lo posible, mate. Vivir a pesar de1, apunta Lispector. Todos atrás y Dios de nueve(*), replico.

David Gilmour y Live at Pompeii. El repaso a fragmentos de textos que esperan a ser revelados. O no. La gata que espía desde la ventana con un quejido gutural. Temo por lo que mira y no veo. Luego de quedarse unos minutos se acuesta en la cama y se enrolla sin mirarme, anuncia frío.

Todavía transitan los despojos del silencio. Otra vez Clarice: la mejor luz para vivir era la de la madrugada2. La muerte, sus visitas. Digo lo que tengo que decir, sin literatura, cita Luis.

Me duelen los dedos, como si las palabras se resistieran a salir. Primeras luces, de malón fantasmal, de horizonte pampa entre álamos patagónicos.

Anclajes, travesías, poética de lo dicho, lo que se vislumbra entre palabras, el tono. Ni siquiera lo que se dice. La tijera, pespuntes en el texto. Sábado de correcciones.

(*) Verso de Todos atrás y Dios de nueve, Los Caballeros de la Quema.

1Lispector, Clarice, «Un aprendizaje o el libro de los placeres», Buenos Aires, Corregidor, 2013.-
2Obr. Cit.

Imagen de Sophie Janotta en Pixabay

3 opiniones en “Tijeras y pespuntes”

  1. No llegué a comprender del todo cuál es el juego, pero varios de los fragmentos son de mi agrado. En especial la frase de los Caballeros.
    Sigo releyendo el texto para ver si encuentro la punta que me oriente.

    Abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.