Barriada

En la barriada el calor se alivia con sillas en la vereda, tereré o mate. También cerveza. Música tropical en un auto  con un fenomenal estéreo.
Una piba le escribe a alguien por celular. Gesto serio. Parece que no es la respuesta que esperaba mientras vigila a la nena que anda en bicicleta.
Alguien riega la vereda, dos gurrumines juegan al fútbol con arcos improvisados con ladrillos en el medio de la calle. Se escucha un grito de gol, los brazos en jarra del arquero.
El verano es clemente, por ahora.
Desando cuadras, me dejo acompañar por la brisa entre los álamos.
El colectivo frena en la parada y se desprende de caras agotadas.
No hay clima de fin de año. O es uno, al que estas fechas le son esquivas.
Ni Felices, ni Fiestas. Ni hablar del jo, jo, jo.
Diciembre y sus días.

4 opiniones en “Barriada”

  1. Ay, los diciembres!! Llevo toda la vida sobreviviéndolos apenas, y cada vez vuelven más rápido. Empezaba a ignorar con bastante dignidad estas fiestas cuando me convertí en madre, y no me quedó otra que entrar de nuevo en el juego. Al menos, la ilusión sincera de ellas compensa el intento.

    Un beso grande, Horacio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.